Ir a la página de inicio

Quiénes somos
Consejo Directivo
Consejo Consultivo
Historia
Objetivos
Estatutos
Reglamento
Avisos y Eventos
Boletín
Premios y Reconocimientos
Preguntas Frecuentes
Contáctenos
Links


 

 

 

NOTICIAS

LOS INCENDIOS ¿INEVITABLES?

Enrique Rodríguez Nolasco
Director General en Grupo ADYPRO, S.A. de C.V.

El fuego es uno de los elementos indispensables en la historia del desarrollo humano. Sus aplicaciones son numerosas y sus beneficios invaluables para los ámbitos industrial, comercial y doméstico. Sin embargo, históricamente las instalaciones eléctricas (por simplicidad y falta de análisis técnico) fueron satirizadas como causante de incendios.

Cuando una deflagración se produce, sus efectos negativos pueden ser económicos y emocionales (incluida la pérdida de vidas humanas), depende de la magnitud (llegan a ser desastres en toda la extensión de la palabra) puede significar la bancarrota de la familia, el negocio, la empresa; etcétera.

En realidad, habría que cuestionarnos ¿Son inevitables los incendios? ¿Forman parte de nuestra vida cotidiana? ¿Debemos verlos como sucesos normales? Ninguna de las preguntas anteriores tendría una respuesta positiva. Aunque como sociedad nos hemos acostumbrado a que ocurran, no siempre tenemos el interés de incidir en su prevención y tardíamente nos ocupamos, sólo cuando somos afectados.

Hemos perdido buenas prácticas como las auditorías de seguridad (análisis de riesgos o cualquier otra denominación, con el mismo espíritu) que a través de un enfoque práctico (uso normal de las instalaciones) en el diseño, la construcción pero sobre todo en la operación o empleo, permiten analizar y determinar los riesgos en las cuales se incurre principalmente, durante el almacenamiento y manejo de "materiales peligrosos".

Curiosamente y no obstante la creencia general de que los incendios únicamente se generan a causa de fallas en las instalaciones eléctricas (aunque no existan), muchos de estos eventos son producidos por materiales peligrosos, y sobrevienen por nuestro desconocimiento de cuál es su comportamiento; no tenemos la conciencia de seguir las recomendaciones de los fabricantes, aunque en coacciones no son muy específicas, sí ofrecen información valiosa.

Nuestra cultura "delega" la seguridad e integridad como responsabilidad de las autoridades; para ilustrarlo, podemos abundar en un caso general, la manera en la cual se construyen las instalaciones que después se operan o usan (en algún momento, las existentes también se construyeron):

• Inicialmente, el propietario o responsable pone todo su esfuerzo en que el diseño estético y funcional se apeguen a su deseo o idea. Además de cumplir con la normativa estrictamente necesaria para obtener los permisos requeridos, sin incorporar la normatividad estrictamente necesaria para obtener los permisos requeridos, sin incorporar los conceptos de prevención de seguridad, porque se consideran un “costo innecesario", si ninguna autoridad lo pide.

• Cuando se posa a la etapa de construcción, las variables de tiempo y costo prevalecen por encima de otras; desde luego, el tema de prevención de seguridad en la operación o uso de las instalaciones finales, no incluidas en la fase inicial tampoco son incorporadas. Si es necesario se hacen cambios sin considerar las implicaciones en el “diseño” y lo “prevención de seguridad" de los instalaciones.

• El punto final y el mas crítico, esta en la operación de las instalaciones, donde igualmente se hacen cambios sin ver los alcances que esto tiene en el “diseño” y la “prevención de seguridad". Sobrecargas a circuitos eléctricos (uso de “extensiones" portátiles, duplicar contactos o lámparas, etc.), manejo y almacenamiento inadecuado de "materiales peligrosos" (mencionado anteriormente), actividades que no pueden hacerse en ciertas áreas. Rara vez, el propietario o responsable se ocupa de revisar sistemáticamente si las instalaciones operan dentro de las condiciones de seguridad requeridas, hasta que sucede lo que pudo evitarse.





Si en general, no se toma en cuenta la prevención en temas de seguridad, mucho menos se harán en aspectos específicos ya mencionados anteriormente. Tampoco nos hemos dado cuenta que la evolución tecnológica y comercial cada día nos aporta nuevos y variados materiales peligrosos, sin ocuparnos por entender del todo su implicación, y con desconocimiento, los incorporamos a nuestra vida diaria.

Como referencia y sensibilización, una definición básica de material peligroso: “Es todo artículo o sustancia sólida, líquida o gaseosa, que por sus características físicas, químicas o biológicas, puede representar un peligro para la integridad de los seres humanos, animales, medio ambiente o instalaciones".

Por mencionar algunos de uso común: aceites comestibles e industriales y automotriz: productos con cloro (principalmente usados para la limpieza); azúcar; alcohol; acetona; vinagre; cloroformo; acetato de vinilo (micas): pinturas; solventes; carbón vegetal. La lista es muy grande ¿los tenemos en nuestras casas, instalaciones comerciales e industriales? ¿Deberíamos conservarlos? Desde luego que sí, son necesarios, del mismo modo tendríamos que conocer sus características, los requerimientos para su manejo y almacenamiento seguro; que mezclas debemos evitar, eliminando las condiciones que, por sí mismas generen un incendio, cuyo origen se encuentra relacionado con dichos materiales.

Normalmente este tipo de conflagraciones toman una mayor velocidad e intensidad, y dado que no son de causa eléctrica, no se realiza un análisis técnico profundo, siendo la ruta del menor esfuerzo, declararlos como "causa desconocida” y por lo tanto, no se capitaliza la experiencia.

¿Qué nos corresponde hacer? Asesorarnos en el tema de Prevención de Seguridad (cualquier nombre con el que el usuario este familiarizado, pero con el mismo espíritu), con énfasis en incendios, que ayuden a revisar la operación segura (uso cotidiano, cuando es posible desde el diseño) de nuestras instalaciones industriales, comerciales o habitacionales.

La solución esta en tomar en cuenta medidas sencillas que reduzcan la posibilidad de un incendio por mezcla o combinación de materiales peligrosos, que aunado a la revisión periódica y sistemática de las otras instalaciones de servicio (energía eléctrica, gas, etc.), eviten que los siniestros se generen.

Existen consultores acreditados por colegios de profesionistas: únicos autorizados en Mexico para dar la categoría de “Perito”, como el Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas, A. C. (Comité Nacional de Peritos en Prevención e Investigación de Incendios), quienes garantizan su conocimiento en el tema, porque participan en el proceso de “Investigación de Incendios”, el cual, a su vez es un insumo (y experiencia práctica invaluable para analizar y determinar situaciones que dan origen a los mismos y son tomados en cuenta en el estudio de prevención), su función es apoyar a la sociedad mexicana en el desarrollo de conciencia de prevención en seguridad para convertirla en nuestra forma de vida.

Los incendios sí se pueden prevenir, es cuestión de elegir entre evitar (y salvaguardar vidas y bienes) o reponer, si es factible. los daños después del incendio. Los consultores en el tema y las herramientas están a disposición de la sociedad mexicana.


  Por: Enrique Rodriguez Nolasco
Director General en Grupo ADYPRO, S.A. de C.V.

 

 

 




Otras noticias

Carta a Miguel Angel Mancera Espinosa - 27 de Mayo del 2014

Respuesta por Lic. Roberto C. Fernández González - 11 de Junio del 2014

Carta a Miguel Angel Mancera Espinosa - 18 de Junio del 2014

Cómo conservar el valor de su vivienda

La Ética Profesional

Comentarios sobre el Manual de Valuación del D.F.

El puente Baluarte
conquista la Obra del Año 2012

FOVISSSTE cumple
40 años

Lineamientos para el
registro auxiliar sujeto a inventario de bienes arqueológicos, artísticos e históricos bajo custodia de los entes públicos

Lineamientos para la
elaboración del catálogo de bienes inmuebles que permita la interrelación automática con el clasificador por objeto del gasto y la lista de cuentas

Mejorando la
competitividad global en ingeniería

Parámetros de estimación
de vida útil

Sector inmobiliario y
lavado de dinero

Reenfoque de corredores públicos para facilitar negocios, 20 años de su ley, pronto nuevo reglamento y Economía más avales

La revaloración de la
tierra rural

El valor de los bienes intangibles

Reglamento del IAABN

Convocatoria para peritos del PJF

Los incendios ¿inevitables?

La Valuación,
oportunidad a la vista

Paradigma de los Colegios de Profesionistas
en Valuación

Cifras dudosas de
incendios forestales


La AMDEPV felicita a la
FES Cuautitlán


Mensaje del Presidente
de la Academia

 
Niza 62, Col. Juárez, Del. Cuauthémoc, México D.F. 06600 Tel. (5255) 5535 7057 academiadevaluadores@academiadevaluadores.org